Ejercicios de Rehabilitación de hombro tras fractura

Ejercicios de rehabilitación tras la inmovilización

Las fracturas del húmero proximal son muy frecuentes, sobre todo en personas de edad avanzada con osteoporosis, aunque también en jóvenes por traumatismos deportivos o de alta energía.

Tras el tratamiento inicial, bien el reposo con cabestrillo, o bien con cirugía, los ejercicios de rehabilitación son imprescindibles para recuperar la movilidad y función del hombro que se ha perdido con la inmovilización.

La fisioterapia inicial incluye ejercicios pendulares, ejercicios pasivos asistidos y finalmente los que ganan la fuerza. Comience su recuperación con fisioterapia desde casa.

Si supera los ejercicios de este apartado sin dolor, puede continuar con la sección de rehabilitación del hombro por fases pinchando en el siguiente enlace:

Ejercicios de rehabilitación hombro PDF

*Fuente: TraumatologíaHellín

Fracturas de húmero proximal. Fracturas del hombro.

Las fracturas de húmero proximal se consideran lesiones frecuentes. Un 6% de las fracturas del adulto son de este tipo. Son muy frecuentes en mayores de 60 años, debido a su asociación con la osteoporosis. Afectan en gran medida al sexo femenino (3 veces más incidencia en mujeres). También pueden ocurrir en población joven, aunque requieren traumatismos de mayor energía (deportes, accidentes de tráfico, caídas de altura,…)

Su mecanismo de producción casi siempre es por traumatismo indirecto. Es decir, el golpe no se produce en el hombro, sino que se produce por apoyo de la mano o el codo, produciendo la compresión o rotaciones forzadas a nivel del hombro. Más raramente se pueden ver fracturas de hombro relacionadas con crisis epilépticas o electrocuciones, que suelen acompañarse de luxaciones.

Evaluación

El dolor es el primer síntoma que lleva a sospechar la fractura tras un traumatismo. Se localiza en la región anterior del hombro y suele ser un dolor muy intenso. Se acompaña de imposibilidad de realizar movimientos con el hombro. En ocasiones se acompaña de hematoma, aunque éste suele ser de aparición tardía. El hematoma suele ser extenso y llamativo, desde la axila y pectoral, hasta la región interna del brazo. Se conoce como hematoma de Hennequin.

Tipos de fractura de húmero proximal. Clasificación.

La clasificación de las fracturas del húmero proximal más útil es la que las divide en función de número de fragmentos en que se rompe el hueso. Se llama clasificación de Neer. Suelen dividirse en 4 regiones (aunque pueden no estar todas afectadas):

– Cuello anatómico: separa la superficie articular (la que está recubierta de cartílago) del resto del húmero.

– Cuello quirúrgico: el trazo de fractura asienta por debajo de la cabeza humeral. La diáfisis del húmero se desplaza hacia medial por acción del músculo pectoral mayor, mientras que la cabeza humeral se voltea por acción del manguito rotador.

– Troquíter: es la tuberosidad mayor del húmero. En el se insertan los tendones de los músculos rotadores externos del manguito rotador: supraespinoso, infraespinoso y redondo menor. Al fracturarse, el fragmento se desplaza hacia arriba y hacia atrás por acción de la tracción de estos músculos.

– Troquín: es la tuberosidad menor donde se inserta el tendón del músculo subescapular, que es el rotador interno del manguito rotador. Al fracturarse, el fragmento se desplaza hacia la parte medial por acción de este potente músculo.

– El tratamiento más frecuente de las fracturas de húmero es el cabestrillo. Tras la inmovilización, la rehabilitación. –

Fractura de húmero proximal
Fractura del cuello quirúrgico del húmero con escaso desplazamiento. Fuente: wikipedia

Tratamiento

El 80% de las fracturas del húmero proximal se tratan mediante terapia conservadora, sin cirugía. Requieren una inmovilización inicial para evitar desplazamientos secundarios de la fractura, mediante el uso de cabestrillo o vendaje de Velpeau. El tiempo de inmovilización depende, entre otros, del tipo de fractura. Suele requerir entre 3 ó 4 semanas de inmovilización. Tras este tiempo, se comienza con ejercicios suaves que evitan la rigidez: los ejercicios pendulares (ver vídeo), que se mantendrán un tiempo hasta que se autoricen ejercicios más exigentes como los pasivos o autoasistidos. Los ejercicios mñas activos o con carga de peso se difieren al menos hasta la 4ª o 5ª semana.

El tratamiento quirúrgico depende del tipo de fractura, la edad, la calidad y la fragmentación ósea y los requerimientos funcionales del paciente. Si se recurre a la cirugía es para garantizar una correcta posición de los fragmentos desplazados y conseguir la mejor función posible mediante rehabilitación precoz. Normalmente requiere un período de inmovilización menor, aunque la rehabilitación tras la cirugía también es necesaria. El protocolo de ejercicios tras la cirugía es similar al tratamiento conservador (ver vídeo). En la cirugía, los dispositivos de osteosíntesis pueden ser agujas percutáneas, placas bloqueadas con tornillos, clavos endomedulares, tornillos, suturas transóseas o anclajes.

¿Prefieres descargarlo?

pincha para descargar pdf Ejercicios Hombro

*Fuente: TraumatologíaHellín

¿Conoces a alguien a quien le pueda interesar? Reenvía y mándale saludos.