Ejercicios para
Tendinitis de Aquiles

Ejercicios de rehabilitación para tendinitis del tendón de Aquiles

Ten presentamos los ejercicios para tendinitis de Aquiles en esta sección.

La tendinitis aquílea es una enfermedad que se caracteriza por presentar dolor en la zona posterior del tobillo, en la zona del tendón de Aquiles. 

En la tendinitis del tendón de Aquiles, el dolor se intensifica al ponerse de puntillas, correr o subir escaleras. En ocasiones, cuando se cronifica, se puede palpar abultamiento en la zona del tendón.

Ejercicios de rehabilitación tendinitis de Aquiles PDF

*Fuente: SVMEFR

¬ŅQu√© es la tendinitis del Aquiles?

La tendinitis de Aquiles es una lesión que afecta a muchas personas activas, desde deportistas de élite hasta aquellos que realizan actividades físicas de manera más casual. Es una afección que puede resultar muy dolorosa e incluso limitante para las actividades cotidianas, y puede afectar significativamente la calidad de vida.

En nuestra página web, te proporcionamos información actualizada y precisa sobre la tendinitis de Aquiles. Encontrarás todo lo que necesitas saber sobre los síntomas y las formas en que esta lesión puede afectar tu cuerpo, así como los factores de riesgo que pueden hacer que seas más propenso a desarrollarla.

Además, te ofrecemos consejos prácticos sobre cómo prevenir la tendinitis de Aquiles, incluyendo el uso de calzado adecuado y técnicas de entrenamiento efectivas. También te brindamos recomendaciones para tratar adecuadamente esta lesión, lo que puede acelerar el proceso de recuperación y minimizar los efectos negativos en tu vida diaria.

La tendinitis aquílea como patología. Fisioterapia en casa.

El tend√≥n de Aquiles es uno de los tendones m√°s grandes, voluminosos y largos del cuerpo humano. Puede soportar cargas de 800 kg y es accionado por el tr√≠ceps sural (m√ļsculos gemelos y s√≥leo).¬†

La tendinitis del tendón de Aquiles inicialmente tiene fenómeno inflamatorio, pero pasado un tiempo puede cronificarse. Si esto ocurre, da lugar a un fenómeno llamado tendinosis, que es una degeneración del tendón, produciendo una pérdida de sus propiedades biomecánicas. Esto sucede porque los intentos de cicatrización del tendón no son efectivos y se entremezclan microlesiones con intentos de cicatrización que no llegan a curar.

El lugar del tend√≥n donde se produce la lesi√≥n con m√°s frecuencia suele ser a unos 4 cm de su inserci√≥n en el tal√≥n. Es all√≠ donde su aporte sangu√≠neo es menor, y menor su potencial de cicatrizaci√≥n. Aunque tambi√©n puede asentar en la zona m√°s cercana al pie (tendinitis insercional, en la uni√≥n del tend√≥n con el hueso del tal√≥n) o en la uni√≥n del tend√≥n con el m√ļsculo (uni√≥n miotendinosa). En algunas ocasiones puede llegar a producir una rotura completa del tend√≥n, que casi siempre afecta sobre un tend√≥n previamente degenerado.¬†

Tendinitis Aquiles

Causas de la tendinitis aquílea

Las causas más comunes de la tendinitis de Aquiles incluyen el exceso de entrenamiento, la falta de calentamiento adecuado antes del ejercicio, el uso de calzado inadecuado y la realización de actividades deportivas que requieren movimientos explosivos como correr, saltar o levantar pesas. La edad también puede ser un factor de riesgo, ya que el tendón de Aquiles puede perder su elasticidad con el tiempo, lo que lo hace más propenso a lesiones.

Otras causas de la tendinitis de Aquiles pueden incluir la sobrecarga en el trabajo, el aumento repentino de la actividad f√≠sica, el uso de esteroides o la falta de flexibilidad en los m√ļsculos de la pantorrilla. Tambi√©n existen ciertas condiciones m√©dicas que pueden aumentar el riesgo de desarrollar tendinitis de Aquiles, como la artritis, la diabetes y la obesidad.

Si la situación se cronifica, se produce una progresiva pérdida de la calidad del tendón. Esta pérdida de calidad se conoce como tendinosis. La anatomía patológica de la tendinosis del Aquiles se caracteriza por una degeneración del tendón, que puede incluir cambios en la estructura del colágeno y la aparición de vasos sanguíneos anormales. Estos cambios pueden llevar a una disminución de la fuerza y la flexibilidad del tendón, lo que aumenta el riesgo de rotura y lesiones adicionales.

La tendinosis del Aquiles se produce cuando las c√©lulas que componen el tend√≥n no pueden reparar o reemplazar las fibras de col√°geno da√Īadas lo suficientemente r√°pido como para mantener la integridad del tejido. Esto puede deberse a la sobrecarga repetitiva en el tend√≥n, lo que provoca una inflamaci√≥n cr√≥nica y un da√Īo celular. Con el tiempo, la degeneraci√≥n del tend√≥n puede empeorar, lo que puede llevar a una rotura completa del tend√≥n.

Diagnóstico de la tendinitis de Aquiles

El diagn√≥stico de la tendinitis de Aquiles implica una evaluaci√≥n f√≠sica completa, que incluye la revisi√≥n de los s√≠ntomas, el historial m√©dico y la realizaci√≥n de pruebas de imagen. El m√©dico puede comenzar por hacer preguntas sobre el dolor y la incomodidad que est√° experimentando, incluyendo cu√°ndo comenzaron los s√≠ntomas, qu√© actividades pueden estar empeorando el dolor y si hay alg√ļn factor que alivia el dolor.

El médico realizará una evaluación física del pie, el tobillo y la pierna para buscar signos de hinchazón, enrojecimiento o dolor. También puede evaluar la fuerza y la flexibilidad del pie y el tobillo, y realizar una evaluación del arco del pie.

Para confirmar el diagn√≥stico de tendinitis de Aquiles, se pueden utilizar pruebas de imagen, como radiograf√≠as, ecograf√≠as o resonancia magn√©tica. Estas pruebas pueden ayudar a determinar la extensi√≥n y la gravedad del da√Īo en el tend√≥n, as√≠ como a descartar otras condiciones que puedan estar causando los s√≠ntomas.

Es importante mencionar que el diagnóstico temprano de la tendinitis de Aquiles es fundamental para una recuperación rápida y efectiva. Si se experimenta dolor o molestias en la zona del talón, es importante buscar atención médica lo antes posible para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

Tendinitis Aquiles

Tratamiento de la tendinitis de Aquiles

El tratamiento rehabilitador de la tendinitis de Aquiles se enfoca en reducir el dolor, mejorar la flexibilidad del tendón y prevenir lesiones adicionales. El tratamiento puede incluir una combinación de terapias físicas, cambios en la actividad y el estilo de vida, y medicamentos.

La terapia física es una parte importante del tratamiento de la tendinitis de Aquiles. El fisioterapeuta puede recomendar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para mejorar la flexibilidad y la fuerza del tendón. Estos ejercicios pueden incluir estiramientos suaves, ejercicios de fortalecimiento con peso corporal y terapia con ondas de choque, que ayuda a estimular la curación del tendón.

Además de la terapia física, se pueden hacer cambios en la actividad y el estilo de vida para reducir la carga en el tendón de Aquiles. La pérdida de peso ayuda en el tratamiento. Otras modificaciones del estilo de vida incluyen evitar actividades de alto impacto que pueden empeorar los síntomas y usar calzado adecuado con soporte adecuado del arco del pie y talón.

En algunos casos, se pueden recomendar medicamentos para aliviar el dolor y reducir la inflamación en el tendón. Estos pueden incluir medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Nunca se deben realizar infiltraciones de corticoides en el tendón, por el elevado riesgo de rotura del mismo.

 

Plantillas en el tratamiento de la tendinitis de Aquiles

El tratamiento de la tendinitis de Aquiles con plantillas o alzas puede ser beneficioso para algunas personas. Las plantillas personalizadas pueden ayudar a corregir la alineación del pie y reducir la carga en el tendón de Aquiles.

Las plantillas pueden ser recomendadas por su m√©dico o y se hacen a medida para adaptarse a la forma y tama√Īo del pie del paciente. Las plantillas pueden tener diferentes niveles de soporte y amortiguaci√≥n para adaptarse a las necesidades espec√≠ficas del paciente.

Las alzas tambi√©n pueden ser √ļtiles para tratar la tendinitis de Aquiles en algunos casos. Las alzas se colocan dentro del calzado y elevan el tal√≥n, lo que reduce la carga en el tend√≥n de Aquiles. Las alzas pueden ser recomendadas para personas con un desgaste excesivo en el tal√≥n o que tienen una longitud de pierna desigual.

Es importante tener en cuenta que las plantillas y alzas no son una solución milagrosa para la tendinitis de Aquiles y deben ser utilizadas como parte de un tratamiento integral que incluya terapia física y cambios en la actividad y el estilo de vida. Además, es importante que las plantillas o alzas sean personalizadas y adaptadas a las necesidades específicas del paciente.

 

Estiramientos tendinitis Aquiles

Tratamiento de la tendinitis de Aquiles con ondas de choque

El tratamiento de la tendinitis de Aquiles con ondas de choque, también conocido como terapia de ondas de choque extracorpóreas (ESWT), es una técnica no invasiva que ha demostrado ser efectiva en algunos casos.

Durante la terapia de ondas de choque, se aplica una onda ac√ļstica de alta energ√≠a en el √°rea afectada del tend√≥n de Aquiles. Esta onda ac√ļstica estimula la reparaci√≥n del tejido y mejora la circulaci√≥n sangu√≠nea en la zona afectada.

La terapia de ondas de choque suele ser recomendada por el médico rehabilitador en casos donde otros tratamientos, como la terapia física y los analgésicos, no han sido efectivos. También puede ser una opción para personas que deseen evitar la cirugía.

Durante la terapia de ondas de choque, el paciente puede sentir algunas molestias o dolor, pero estos síntomas suelen desaparecer en poco tiempo. La terapia suele requerir varias sesiones, dependiendo de la gravedad de la tendinitis de Aquiles. Es importante tener en cuenta que puede haber algunos riesgos asociados con esta técnica, como el dolor o la inflamación.

 
 
 

Tratamiento quir√ļrgico de la tendinitis de Aquiles

El tratamiento quir√ļrgico de la tendinitis de Aquiles es una opci√≥n para aquellos pacientes que no han respondido a tratamientos conservadores, como la fisioterapia y los analg√©sicos. Esta opci√≥n tambi√©n puede ser recomendada para aquellos que han sufrido una ruptura completa del tend√≥n.

Existen varios tipos de cirug√≠a para la tendinitis de Aquiles, pero el objetivo com√ļn es reparar o reconstruir el tend√≥n. En algunos casos, la cirug√≠a se realiza de forma ambulatoria, lo que significa que el paciente puede volver a casa el mismo d√≠a.

La cirugía puede ser realizada con anestesia general o regional, dependiendo de la preferencia del médico. Durante la cirugía, se realiza una incisión en el tendón de Aquiles para acceder a la zona afectada. Luego, se lleva a cabo la reparación o reconstrucción del tendón, utilizando suturas o injertos. Los injertos normalmente se toman de tendones o fascias de zonas cercanas.

Después de la cirugía, el paciente debe llevar un yeso o una bota ortopédica para inmovilizar la zona afectada y permitir que el tendón se cure correctamente. También puede requerir fisioterapia para recuperar la fuerza y la movilidad en el área afectada.

Es importante tener en cuenta que la cirugía para la tendinitis de Aquiles no está exenta de riesgos. Algunos pacientes pueden experimentar dolor, hinchazón o infección después de la cirugía.

La recuperación total lleva varios meses y requiere en casi todos los casos un protocolo de rehabilitación intensivo.

¬ŅPrefieres descargarlo?

pincha para descargar pdf Ejercicios TENDINITIS DE AQUILES

*Fuente: SVMEFR

¬ŅConoces a alguien a quien le pueda interesar? Reenv√≠a y m√°ndale saludos.